Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Truco o trato?

Por Flavia Tomaello

Cómo armar un recorrido seguro y divertido para los chicos en Halloween.

Celebrar siempre es una buena posibilidad. No importa si se trata de una costumbre importada o si la dotamos de nuestras propias tradiciones, disfrazarse, jugar con los miedos y perderles un poco el respeto puede ser divertido. Halloween está aquí no más y a los papás siempre nos preocupa eso de que vayan de puerta en puerta y que coman demasiada azúcar. Caminar en la oscuridad, usar disfraces y recibir dulces de extraños puede hacer que los niños sean vulnerables al peligro y hacer que los padres se preocupen en lugar de divertirse. Vamos con un recorrido para hacer la experiencia más segura para todos:

– Una dosis de azúcar una vez al año no es tan serio si mantenemos alguna medida límite, siempre que los pequeños no tengan alguna condición particular que los limite.

– Vayan en equipo. Los papás deben acompañar siempre a los más pequeños, aunque vayan varios. Las dudas, los sustos o las golosinas exageradas pueden estar medidas por el ojo adulto. Los mayores ya querrán ir solos, pero sería adecuado acordar las reglas entre los padres del grupo. Una buena edad para “soltarlos” puede ser la barrera de los 12 años.

– Cuando ya tienen edad suficiente como para partir solos, sería bueno que acoten su recorrido a espacios controlados y sitios que conozcan. Saber dónde están, cómo volver a casa y a quién acudir por ayuda si la necesita. Dale datos sobre un vecino de confianza al que pueda recurrir en el trayecto.

– Que se acerquen sólo a las casas de los conocidos que tengan las luces prendidas. En general, los hogares que participan de la movida Halloween tienen adornos en la puerta y están esperando a los disfrazados. Nunca entrar a las casas, salvo que sea todos juntos y a las de amigos que se frecuenten.

– Los mayores que van solos deben llevar los celulares encendidos y cargados.

– Es aconsejable consumir sólo dulces en envoltorio original y que no parezcan que han sido abiertos antes. En muchas casa se preparan dulces caseros, como cookies por ejemplo, en ese caso se debe tener claro qué se aceptará y dónde. Todos deben tener en claro si poseen alguna alergia.

– Que el festejo no opaque los cuidados habituales: vehículos, cruce de calles, incorporar cinta reflectante en los disfraces y tratar de que no arrastren partes por el piso que les dificulte la caminata, correr o subir escaleras. Hay que recordar que no serán “estatuas”, sino que estarán en movimiento.

– Es más cómodo pintar las caras que sumar máscaras porque éstas suelen correrse o dejar una visión parcial.

– Entre las reglas se pueden plantear un balance de dulces para consumir en el momento y para guardar y compartir en casa, de modo que no todo se coma y se eviten los malestares posteriores. Qué tal pensar en obsequiar a alguien más una parte de la recaudación y, de paso, hacer algo de trabajo solidario?

– Que todo siga siendo divertido. Cuando se planteen las reglas, es importante trabajar con los niños y jóvenes las consecuencias nefastas para la fiesta que puede tener salirse de las reglas. La tranquilidad de todos ayuda que se disfrute a pleno.

 

CONTACTO:

Página de ejemplo

Instagram @flavia.tomaello

 

Post a Comment