Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos” 

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos” 

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos” 

Frente al COVID-19, la dinámica en las escuelas se transformó radicalmente: en pocos días, colegios de todo el país construyeron nuevos sistemas para llevar adelante sus clases, adaptándose a la educación a distancia. Charlamos con directores de distintas instituciones, quienes nos contaron sus experiencias para familiarizarnos con los nuevos aprendizajes que surgen bajo esta situación. 

De un momento a otro, las rutinas, hábitos y formas conocidas se transformaron y le dieron lugar a una nueva realidad. En este escenario, las escuelas, con sus aulas vacías, se enfrentaron al enorme desafío de construir un nuevo escenario áulico a la distancia. Así fue como, gracias a un esfuerzo extraordinario, los colegios construyeron en pocos días un plan de continuidad pedagógica de acuerdo a sus posibilidades. 

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos” 

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos”

Rápidamente se pusieron manos a la obra, y muchos adoptaron las plataformas virtuales como un vehículo para mantener la regularidad de las clases. Simón Maschwitz, Director de Comunicación y profesor del Godspell College, cuenta que: “Por suerte trabajamos con un campus virtual muy completo. Bajo esta situación, nos encontramos con la necesidad de digitalizar todo un poco más, y agregamos videos, actividades y el uso de una agenda digital”. 

De esta manera, las escuelas exploraron semana a semana distintas estructuras para sus clases en la búsqueda de hallar la mejor alternativa para los alumnos, un proceso donde las voces de las familias y el equipo docente fueron la clave para ir ajustando este nuevo sistema. Las instituciones comprenden que las circunstancias no son tan sencillas: para los padres, mantener el hogar, el trabajo y acompañar a los chicos resulta una tarea ardua, como así también contar con una conexión a internet y dispositivos que soporten los trabajos virtuales de toda la familia. 

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos” 

Por este motivo, los colegios coinciden en que el bienestar de sus alumnos es el principal foco. Para el colegio Florence Nightingale, la meta fue que, desde casa, los chicos pudieran seguir disfrutando de la escuela: “Nos enfocamos antes que nada,  en el cuidado, contención y el bienestar de nuestros estudiantes y sus familias. Partiendo de esa premisa, nos organizamos para interactuar con nuestros alumnos a través de la plataforma digital y del armado de clases por videoconferencia”, explica Lila V. Araya, Directora de Primaria. En el caso del Santa Teresa, Claudio Fernández Méndez, Director General, comenta que optaron por transformar sus horarios en pos de una estructura más adecuada a las necesidades actuales: “Uno de los primeros objetivos que nos propusimos fue crear una rutina para ellos, que es algo que ofrece la escuela, y hoy, más que nunca, es importante que mantengan. Además, como los esfuerzos de las clases virtuales son mucho mayores, tanto para los chicos como para los docentes, decidimos que las tres divisiones tuvieran la materia al mismo tiempo”. 

Bajo este escenario, la solidaridad en estas comunidades educativas se volvió moneda corriente. Tanto alumnos como el equipo docente se asisten permanentemente e intercambian dudas y nuevos saberes, y así, se transforman todos en alumnos: “Entramos en un ritmo enriquecedor y de crecimiento continuo, en el que a diario avanzamos con algo nuevo. Conformamos un equipo profesional apasionado por la tarea y ávido por mejorar día a día nuestra propuesta.”  relata Lila. 

Godspell College: “Aprender sobre la libertad responsable”

De cara al contexto actual, el Godspell College se apoyó por completo en Schoology, la plataforma con la que ya contaban, y cada materia y nivel se ajustaron en base a sus necesidades. Para los más pequeños, quienes no estaban tan sumergidos en el campus virtual, esta situación implicó una mayor participación de las familias, quienes acompañan a sus hijos tanto en el desarrollo de las actividades, como en el envío de las tareas. En el caso de materias como Arte o Gimnasia, las cuales se centran en el proceso del alumno, el cambio fue un tanto más radical: “En Gym, muchos profes empezaron a armar videos de functional. Los chicos lo miran, lo hacen en sus casas y se filman, y luego se lo envían al profesor a través del campus”, describe Simón Maschwitz

En términos de la organización, la escuela propone que desarrollen sus actividades en el horario habitual de clases, pero los chicos también tienen la posibilidad de acomodarse de acuerdo a sus necesidades. Y es que una de las premisas principales del colegio es la libertad responsable y el manejo de la autonomía, algo que hoy, más que nunca pueden poner en práctica.

Otra de las enseñanzas que el colegio busca transmitir es la importancia de la solidaridad. Por eso, invitan a sus alumnos a reflexionar sobre este valor tan presente hoy en día. Al respecto, Simón explica: “Este año, el lema del colegio es Sé el cambio que quieras ver en el mundo, y esta situación es una gran oportunidad para ponerlo en práctica. Al quedarnos en casa estamos cuidando a los demás, y también, aún en nuestro hogar, podemos llevar adelante este valor y colaborar en las tareas diarias”.

De este manera, el colegio supo hacer de esta situación una oportunidad para toda la comunidad:  “Sabemos que para las familias esta situación es un gran desafío, pero hoy en día, tienen la oportunidad de entrar en contacto directo con el proceso de aprendizaje de sus hijos. Por otro lado, como escuela, observamos que actualmente se generaron nuevas posibilidades que no habíamos considerado antes, y que el día de mañana pueden sumar a que la escuela del futuro sea mejor”, describe Simón. 

Florence Nightingale: ”A pesar del distanciamiento, nos sentimos más cerca que nunca”

En el caso del Nightingale, la cuarentena actual implicó ponerse rápidamente manos a la obra  para consolidar un sistema digital que permita asegurar la continuidad pedagógica: “Todo el equipo y más juntos que nunca, tomamos el desafío. Mediante aulas virtuales a través de Google Classroom, encuentros por videoconferencias entre docentes y alumnos, capacitaciones docentes continuas, creación de un cronograma organizado para las familias y el establecimiento de procesos dinámicos que dieran posibilidad de mejorar continuamente, se consolidaron los primeros pasos para hacer frente a esta nueva circunstancia”, describe Lila. 

Para mantener la escuela lo más cerca posible de los hogares, el colegio mantuvo los elementos que eran familiares para los alumnos. Por eso, los chicos siguen trabajando con materiales conocidos y dinámicas ya establecidas, respetando su cronograma habitual de clases, en el que todas las áreas son contempladas. Incluso, a la hora de realizar una clase por videoconferencia, es común ver a su docente con su delantal:  “El primer zoom en el que los chicos comenzaron a verse entre sí, y la maestra vio a sus alumnos, nos llenamos de alegría. En esos momentos, valoramos más que nunca el trabajo personal y directo”, describe Lila. 

Plan de continuidad pedagógica: “Hoy todos somos alumnos” 

Si bien las plataformas digitales fueron centrales para mantener la interacción cercana con los chicos, el colegio considera clave la inclusión de diferentes recursos didácticos como juegos, buenas lecturas y  propuestas artísticas, para continuar aprendiendo desde casa y en familia.

Uno de los mayores aspectos que Lila rescata es el compromiso de parte de los alumnos y sus familias, actores centrales en este proceso. En algunos hogares, los más chiquitos recurren a sus hermanos mayores u organizan reuniones de estudio con sus compañeros vía videoconferencia: “En lo personal, creo que esta circunstancia extraordinaria demandó que pongamos más que nunca el foco en sostener los vínculos y en acompañar a los estudiantes y sus familias. Mirando hacia atrás, si bien hay mucho camino por recorrer, siento que esta circunstancia nos está fortaleciendo a todos, profesional y humanamente.  Sin duda, todo lo que hemos logrado es producto del esfuerzo conjunto de nuestra comunidad: padres, directivos, docentes y alumnos”, explica Lila.

Colegio Santa Teresa de Tigre: “Virtualidad y el uso de parejas pedagógicas”

En el Santa Teresa una de las primeras decisiones fue adoptar el sistema de videoconferencias para el desarrollo de sus clases. Para poder llevarlo adelante, optaron por crear un nuevo sistema de horarios, lo cual les permitió ofrecer una estructura a los alumnos y también ayudarlos a regular el tiempo de exposición frente a la pantalla. 

Así fue como la escuela se embarcó rápidamente en el dictado de sus clases vía Zoom, usando el campus de la escuela como un espacio de apoyo para intercambiar consultas, subir recursos y tareas. Durante el paso de los días y las semanas, el equipo directivo de la escuela le prestó especial atención al feedback de las familias y docentes, y por eso, realizan constantes ajustes en pos de mejorar el nuevo formato de sus clases. 

Esto llevó a la adopción del sistema de parejas pedagógicas en las videoconferencias, donde dos o tres docentes participan en simultáneo. Claudio Fernández Méndez, Director General de la escuela, explica: “Observamos que las videollamadas donde el docente no estaba solo, sino con un par, funcionaban muchísimo mejor, ya que contaban con alguien que los apoyaba y acompañaba. Por eso, decidimos adoptar este sistema en todas las materias. En algunos casos, logramos que el par pedagógico sea de la misma área, en otros, no, pero el profesor tiene un ayudante técnico para asistirlo”.

Claudio reconoce que los desafíos son diarios, pero para el Santa Teresa la meta principal no se pierde: mantener la escuela presente en la casa de los chicos. Por eso, hoy más que nunca, el colegio se ha vuelto un espacio donde la circulación y el intercambio de saberes es constante: “Abrimos una página web donde los docentes pueden compartir las prácticas que les dieron resultado, y también los alumnos están trabajando bastante en grupos. Creemos importante que, al atravesar esta etapa, todos hayamos adquirido nuevos aprendizajes, y podamos mirar hacia atrás y reflexionar sobre nuestras prácticas educativas”, explica Claudio.  

Por Chiara Lauria

Post a Comment