Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Parasite: un camino de ida

Por Emilia Chávez

Las chances que tiene una película extranjera de quedar por lo menos nominada entre las mejores son muy pocas. Ya había pasado en el 2019 con Roma (México), de Alfonso Cuarón, y recordamos a La Vida es Bella(Italia), en 1999. Mas estas dos obras de arte sólo resultaron ganadoras en la categoría de Mejor película extranjera. En 2019, el surcoreano Bong Joon-Ho presentó Parasite en el festival de Cannes, en el cual recibió el Palme d’Or. Desde su estreno, la mayor parte de las críticas que recibió fueron positivas. Además, Bong obtuvo el Globo de oro por su dirección, y la película recibió seis nominaciones al Oscar, incluyendo las antes mencionadas.

¿Podrá Parasite romper con la maldición y llevarse el premio más deseado? En verdad, tiene todas las cartas a su favor. El film fue reconocido como el mejor del año por varios medios, incluyendo un puntaje de 99% en Rotten Tomatoes. El New York Times la describió como “brillante”, The Guardian como una “lujuriosa y bizarra comedia negra” y Variety como “incategorizable”, ya que pasa por comedia, terror, drama, y muchos géneros más.

Es que Parasite es algo nunca visto. La familia Kim está desempleada, viviendo en un piso bajo suelo de los suburbios más empobrecidos de Corea del Sur. Gracias a un amigo de su hijo, los parientes comienzan a integrarse laboralmente en el ecosistema de los Park, una familia adinerada que vive en la cima de una colina. Todo parece ir perfecto, pero a medida que pasa el tiempo, las cosas no salen tan suaves como todos esperaban.

¿Qué es lo que hace a Parasite tan especial? Pueden ser las actuaciones de los personajes, con un elenco al que, aunque no se le entienda lo que dicen, hacen mucho más que hablar. Song Kang-ho (el padre pobre), Cho Yeo-jeong (la madre rica), Park So-dam (la hermana pobre) y Jung Hyeon-jun (el hermano rico) se llevan la cinta por delante. No sólo son cómicos en un sentido irónico, sino que demuestran explícitamente las diferencias entre las clases altas y bajas de la sociedad.

En un sentido último, este se podría pensar como el objetivo final de la película, pero sin dejar atrás una trama interesantísima con escenas impactantes. Con sus nominaciones a Mejor guion original, Mejor diseño de producción y Mejor montaje, no hay dudas de que el espectador mantendrá sus ojos en dirección a la pantalla durante el poco más de las dos horas que dura. En su argumento, también cuenta con una de las mejores secuencias en la historia del cine, sin diálogos, sólo imágenes que explican perfectamente lo que sucede.

Otro punto por exaltar es la ambientación, la cual está muy bien lograda a partir de espacios que también diferencian a las castas. Para una simple explicación: los pobres viven debajo, en un espacio reducido, sin lugar para dormir, en una calle sin salida por donde los borrachos pasan a hacer sus necesidades, mientras los ricos viven arriba, en una casa diseñada por un arquitecto reconocido, con habitaciones de sobra y la mejor vista.

Esta casa fue construida especialmente para la película, proyectada para facilitar ciertas tomas en la mente del director y para que la luz también juegue un papel importante. De esta manera, la vivienda se convierte desde un punto de vista en un personaje crucial para el desarrollo del argumento. Ella es quien tiene el control de las acciones que tomarán los personajes.

Parasite puede ser considerada como la película más original que se hizo en mucho tiempo, una tragicomedia plagada de simbología tanto social como política, con sorpresas que hacen que el público tenga ganas de más. El idioma puede parecer una limitación, pero el mismísimo director dijo al ganar el Globo de Oro: “”Una vez superada la barrera de los subtítulos, descubrirán películas maravillosas”.

Nominaciones:

  • Mejor película
  • Mejor película internacional
  • Mejor director
  • Mejor guion original
  • Mejor diseño de producción
  • Mejor montaje

Post a Comment