Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Little Women: dejar atrás la infancia

Mujercitas es un libro que la mayoría de las (ignoren la redundancia) mujeres leen por lo menos una vez en su vida. De la mano de Louisa May Alcott, la obra se convirtió en una de las más influyentes en la historia de la literatura, conectando generaciones de abuelas, madres e hijas durante su existencia.

 

 

Como cualquier fanática del libro y con un talentoso poder de guion y dirección, Greta Gerwig (directora de la también exitosa Ladybird, 2017) decidió llevar la historia a la pantalla grande y rendirle tal honor que fuera digna de seis nominaciones, incluyendo a mejor película. Gerwig comentó en una entrevista a Vanity Fair: “Cuando vives un libro, casi se convierte en el paisaje de tu vida interior. Se convierte en parte de ti, de una manera profunda”.

 

El film no sólo se basa en Mujercitas, sino que también incluye la trama del segundo libro de Alcott, Little Men. Así, la película se vuelve una especie de idas y vueltas entre el pasado de las cuatro hermanas March, inocente y movedizo, y un presente adulto y lleno de incidentes que testean la fuerza de la familia.

 

Hablar “bien” sobre el elenco es poco. Saoirse Ronan y Timotheé Chalamet se reúnen para trabajar en esta oportunidad luego de Ladybird, para representar a Jo y Laurie. La química entre ellos en la pantalla es innegable, lo que genera en la película un sentimiento de verdadera cercanía entre los personajes.

 

 

Se suman al equipo de Little Women actores de importante talla como Laura Dern, Meryl Streep, Chris Cooper y Bob Odenkirk, más el resto de las hermanas, interpretadas por Eliza Scanlen, Emma Watson y la nominada a mejor actriz de reparto, Florence Pugh (Midsommar, 2019).

 

Little Women también consiguió nominaciones por mejor actriz en papel protagónico (Saoirse Ronan), mejor vestuario (Jacqueline Durran), música escrita para película (Alexandre Desplat) y guion adaptado (Greta Gerwig).

 

 

La ambientación está muy bien lograda, ya que los momentos de pasado y presente se dividen notoriamente gracias al uso de los colores; cálidos en el primero, fríos en el segundo. Las paletas también acompañan los temas que se presentan y las emociones de los personajes, por lo que se consigue que la audiencia se conecte con cada estado emocional. No hay que pasar por alto los colores pastel, que otorgan a la fotografía la suavidad femenina que representa el mundo de Mujercitas. La película fue filmada en los exteriores del estado de Massachusetts, alrededor de los paisajes en donde toma lugar la historia original.

 

 

Otro recurso bien utilizado es el del movimiento. Se podría decir que el film está dividido en tres partes al analizar este punto, en las que las escenas se componen especialmente de la acción de las figuras. Es muy notoria la diferencia de la presencia entre mujeres y hombres, en donde las primeras se encargan de llenar cada lugar de alegría, calidez y energía. En cambio, los ulteriores presentan una faceta más silenciosa y hasta a veces incómoda en su tiempo en pantalla.

 

 

Little Women merece las alabanzas que está teniendo por parte del público, al ser una perfecta reflexión de un mundo femenino colmado de personalidad, potencia y sororidad, además de serle fiel a una obra tan importante y con tanta repercusión a lo largo de los años.

Emilia Chávez

Comments

Post a Comment