Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

La dislexia no es un problema

Guadalupe delata generosidad. Es una de esas personas que llevan el corazón en la cara. Cuando se recibió de psicopedagoga comenzó a trabajar con chicos que tenían dificultades en el aprendizaje. Hoy mira hacia atrás (lleva veintiséis años de profesión) y recalca la importancia de la experiencia adquirida. Se dice afortunada: ama lo que hace. “No busqué: la profesión me eligió”. Fue criada de una forma muy tradicional, donde el esfuerzo era entronado, y abraza ese mandato con pasión. Sigue capacitándose y vadeando el rumbo de lo desconocido: romper las etiquetas para encontrar mejor.
¿QUÉ TE ATRAPÓ DE TU CARRERA?
Empezar a cultivar la paciencia, a entender que nada se consigue sin un proceso. Y es justamente aquí donde me identifico con mis pacientes, grandes maestros. Porque los chicos con dislexia deben hacer un trabajo extra para llevar a cabo tareas de lectoescritura.

¿QUÉ ES LA DISLEXIA?
Es una dificultad específica de aprendizaje, de origen neurobiológico, hereditario, que presentan los niños cuya capacidad intelectual es normal y afecta la fluidez y precisión lectora. Por ejemplo, leen lento, se cansan, se equivocan con las letras, y esto incide en la comprensión.
¿CUÁNDO PODÉS DIAGNOSTICAR DISLEXIA?
Una vez que el niño haya recibido una enseñanza explícita de la lectoescritura. De todos modos, antes del ingreso a primer grado podremos tener señales que van a permitir hacer una detección precoz y lograr una intervención temprana.Y así evitar problemas emocionales, falta de motivación y, sobre todo, prevenir que el niño sienta que no es inteligente cuando su dificultad no depende de sus capacidades intelectuales.

¿CUÁLES SON LAS SEÑALES DE RIESGO?
Dificultad en el lenguaje o adquisición tardía: les cuesta seguir consignas, aprender los días de la semana, recordar los nombres de sus compañeros. A veces, cuando el diagnóstico es tardío y vienen de vivir fracasos escolares, el poder ponerle nombre a lo que les pasa es un gran alivio. Porque en ocasiones son considerados vagos y lo que tienen es dislexia. Es necesario difundir esta información.Todas las personas tienen derecho a saber que tienen dislexia porque esto no es un problema, sino una dificultad específica de aprendizaje que puede ser compensada.

¿QUÉ ROL CUMPLE EL COLEGIO?
Uno fundamental: estar atentos para así poder intervenir previniendo y orientando a los padres. Porque es allí donde se presentan las primeras dificultades. La mayoría de las tareas escolares requieren de actividades de lectura y escritura, y un alumno con este diagnóstico debe recibir las adecuaciones que necesita.

¿QUÉ LE DIRÍAS A UNA FAMILIA QUE TIENE UN HIJO CON DISLEXIA?
Que fomenten un hábito lector porque eso favorece la comprensión. Que lean ellos porque es el mejor ejemplo. Ayudarlo a organizar sus tareas, reforzar la autoestima, tener en cuenta que es una dificultad que se puede trabajar. Por eso es importante acompañarlos en sus tiempos y necesidades especiales.
¿UN ENEMIGO?
Decir “no puedo”.
¿UN ALIADO?
La confianza en uno mismo.

CONTACTO:

guadalonso18@gmail.com

11 6127-4389

Post a Comment