Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

La cuarentena impulsa nuevos hábitos de lectura en los argentinos

La cuarentena impulsa nuevos hábitos de lectura en los argentinos

La cuarentena impulsa nuevos hábitos de lectura en los argentinos

La cuarentena impulsó a una gran cantidad de argentinos a reincorporar a la lectura como un hábito en su vida cotidiana. Algunos, encontraron la oportunidad para retomar antiguos libros que habían sido olvidados en los estantes o escritorios, mientras que otros, aprovecharon la venta online para comprar alguna obra que les fuera de su interés y esperar a que el correo tocara sus puertas.

La cuarentena impulsa nuevos hábitos de lectura en los argentinos

El gran incentivo del aislamiento en los hábitos de lectura se ve reflejado en una encuesta realizada por la firma Ghostwriter Argentina, que sostiene que desde el 20 de marzo al 1 de agosto la lectura creció más de un 45%. Los resultados indicaron que un 45,7% de los consultados reconoció haber comenzado a leer con más frecuencia durante las restricciones impuestas por el coronavirus. El 66,2% de esa totalidad afirmó haber recobrado “costumbres de lectura que habían abandonado por falta de tiempo”, en tanto que un 21,4% manifestó que “el afán por distraer la mente y relajar temores lo llevó a sumergirse por mucho más tiempo en la lectura y, por último, el 12,4% restante, señaló que se inició en la lectura para combatir el aburrimiento.

Paralelamente, diferentes estudios realizados en América Latina destacaron un incremento significativo en el número de suscriptores de plataformas de ebooks y audiolibros. Tanto la necesidad de quedarse en casa, sumado al cierre de las librerías en el primer mes del aislamiento, fueron decisivos para que los usuarios se animaran a la lectura digital por primera vez.

Por un lado, Bookmate, una aplicación para leer libros y escuchar audiolibros, realizó un estudio sobre los nuevos hábitos de lectura digital centrado en México, Argentina, Chile, Colombia y Perú, y afirma que, desde marzo, los usuarios leen una hora al día representando un aumento del 50% respecto del período previo de la llegada del coronavirus. A su vez, identificaron un cambio de rutina: mientras que antes se leía en los viajes hacia el trabajo o las escuelas y las universidades, en la cuarentena se lee a lo largo del día, especialmente durante la noche. También, pasaron a leer con mayor frecuencia en dispositivos móviles a hacerlo en las computadoras personales.  Respecto de la proporción por género, se mantuvo casi igual: las mujeres son más lectoras que los varones (60% y 40%, respectivamente). Pero el rango de edad, que en promedio era de 20 a 35 años, registró en estos meses un aumento significativo de personas mayores de 40.

La cuarentena impulsa nuevos hábitos de lectura en los argentinos

Muchos de los libros más leídos en Bookmate Argentina se corresponden con los más leídos en Latinoamérica:  Todo está j*dido y El sutil arte de que te importe un caraj* (ambos de Manson), se volvió a descubrir, esta vez en formato digital, El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, y El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Otros títulos leídos en esta insólita temporada fueron Nuestra parte de noche, de Mariana Enriquez;Apegos feroces, de Vivian GornickLas batallas en el desierto, bella novela corta del mexicano José Emilio Pacheco; La metamorfosis, de Franz Kafka, y La interpretación de los sueños, de Sigmund Freud. Sin embargo, a sta lista se puede sumar: Face del escritor inglés Benjamin Zephaniah; Poemas,de Edgar Allan Poe; El retrato de Dorian Gray, de Oscar WildeSomos estrellas, de Juliana McCarthy; Teacher’s Dead, también de Zephaniah, y El arte de la guerra, de Sun Tzu. Además se leyeron dos clásicos aptos para todo público: Cuentos de amor de locura y de muerte, de Horacio Quiroga, y Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll.

Por otro lado, la plataforma Leamos también realizó su estudio de consumos durante la cuarentena y los resultados arrojaron un crecimiento “exponencial” en la cantidad de suscriptores, que actualmente llega a los 70.000. Según su responsable de Contenidos, María Belén Marinone Soriano, el 5% de los lectores son muy ávidos (más de cinco libros por mes), otro 20% lee entre 5 y 3 libros y el resto hace una cantidad de lecturas cortas y variadas. En este caso, los libros más leídos en la cuarentena son Nuestra parte de noche, de Enriquez; La niña de la bolsa, de Florencia Etcheves1917 Confesión, de Martín Kohan; Todos los cuentos, de Raymond Carver; Paulina cocina en 30 minutosAnagramas, de Lorrie MooreAnimal oscuro: Bruna Husky, de Rosa Montero; La cucaracha, de Ian McEwan; Curame, de Lorena Pronsky, y Diario del año de la peste, de Daniel Defoe. Hay demanda de textos exclusivos y de lectura breve, firmados por dos grandes del pensamiento argentino: José Emilio Burucúa (¿Civilización o civilizaciones?) y Esther Díaz (Lo estético es político).

Pros y contras de leer libros digitales

La primer y principal ventaja se centra en que nos permite llevar más de 100 libros sin llevar demasiado peso, y esto se relaciona con una segunda ventaja, poder leer contenido donde y cuando queramos a través de nuestra tablet o dispositivo móvil.

A su vez, el ebook permite desafiar el tiempo, es decir, podemos conseguir el libro digital que buscamos, comprarlo y empezar a leerlo en ese preciso momento. De esta manera, nos evitamos el viaje hacia las librerías o los tiempos de entrega del correo.

Otra ventaja, es que permite identificar y encontrar algún fragmento concreto de un libro, ya que permite acceder a un diccionario incorporado con el que la búsqueda es mucho más fácil.

Por último, los editores tienen la posibilidad de publicar más y los lectores de leer más. La aparición de los ebooks reduce el tiempo y el dinero en el proceso de publicación de un libro.

Dentro de las principales desventajas, destacamos el daño a la vista por la iluminación de las pantallas- a menos que tengamos una kindle -, el cansancio de estar frente a las pantallas, y la falta de magia o encanto que nos produce tener un libro tradicional.

¿Una nueva preferencia en los hábitos de lectura?

A medida que la situación se va normalizando, las personas vuelven a sus trabajos y actividades regulares, por lo que el tiempo disponible para la lectura pasa a ser menor. Si bien es probable que la cantidad de lectores vaya variando, como también el momento del día en que los usuarios elijen consumir el contenido, claro está que la lectura digital tuvo un gran impulso a raíz de la pandemia. Mientras muchos usuarios se animaron a probar los libros en formato digital y los audiolibros, son muy altas las chances de que este nuevo hábito de lectura pase a ser una preferencia.

Por: Catalina Mirás

Otras notas:

¡Recomendaciones de libros!

¡Recomendados!

Post a Comment