Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

Fernando Fritz, junto con su hermano, han fundado y creado Fritz+Fritz un estudio de arquitectura cuyos diseños de naturaleza ecléctica y moderna son el ejemplo perfecto de lo que sucede cuando se combina creatividad con funcionalidad y diseño. 

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

¿Qué significa el diseño para vos? 

Creo que el diseño no tiene tanto que ver con crear objetos cuya estética se relaciona solamente con lo bello o lo diferente, sino con la funcionalidad, con la posibilidad solucionar “un problema”. Como decía el arquitecto Rafael Iglesias: “Repensar la importancia y la forma más adecuada de plantear un problema. Antes de preferir las soluciones ya establecidas, es necesario animarse a correr el riesgo de imaginar nuevas respuestas, que puedan establecer preguntas aun no formuladas” 

¿Cómo descubriste tu vocación?

Creo que no nació de repente, como una revelación, por el contrario se fue dando en forma progresiva. El acto creativo a través del dibujo estuvo presente desde mi infancia, ya que en mi casa mi madre solía estar con un pincel en la mano. Lo que me hizo decidirme realmente a estudiar arquitectura cuando todavía estaba en el secundario, fue gracias a las 8 materias que me lleve a diciembre. Esto hizo que pasara parte de mis vacaciones mezclando arena, cemento y piedra en una obra de mi padre, que también es arquitecto. Después de varias jornadas de arduo trabajo descubrí las cualidades plásticas y técnicas del hormigón armado. Creo que fue en ese momento que comencé  a interesarme en esa faceta técnica y creativa. En cambio, a mi hermano desde siempre le atrajo el aspecto técnico: todo lo que pasaba por sus manos era desarmado y vuelto a armar. En algunas ocasiones los objetos quedaban diferentes pero conservaban sus funciones. El mecano, los ladrillitos y los juguetes con algún tipo de mecanismo eran sus preferidos.

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

¿Cómo fueron los comienzos del Estudio Fritz+Firtz?

A principios de este siglo XXI mi hermano y yo, dos jóvenes profesionales, comenzamos a diseñar y construir para un grupo de amigos que confiaban en nosotros y en nuestra manera de pensar la arquitectura. La verdad fueron inicios bastante fáciles, y mucho fue gracias a la ayuda de mi padre a quien le consultamos casi todo

¿Cómo te definirías a vos mismo como arquitecto?

Como alguien curioso y reflexivo en un contexto de cambios vertiginosos, que se transforma  permanentemente. Hoy, aunque parezca una moda o un cliché, me reconozco interesado por la sustentabilidad de la arquitectura, no solamente por el cuidado de medioambiente, sino por la “economía de recursos”. En eso nos complementamos con mi hermano, que está permanentemente investigando y empleando nuevas tecnologías.

¿A quienes consideras tus maestros o referentes en el mundo de la arquitectura?

Tengo varios maestros. Como la mayoría de mi generación me gustan Mies van der Rohe, Le Corbusier y Wright, que son los grandes maestros del movimiento moderno. Le sumaria a Herzog & De  Meuron y Koolhaas que son más contemporáneos. Sin embargo en el ámbito nacional, puntualmente en el académico está Justo  Solsona. Él dirigía una Maestría que yo cursé en la UBA y me dio la oportunidad de ejercer la docencia, una actividad que desempeño hasta el día de hoy.

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

¿Te acordás el lugar o el objeto más sorprendente dónde encontraste inspiración para un diseño?

En una ocasión recorriendo el Malba me encontré con la obra de un artista venezolano, Jesús Rafael Soto, que había sido creada en base a un cinetismo pasivo. Eran obras que debían ser agitadas y puestas eventualmente en movimiento por el espectador, para así lograr el efecto moiré. (En óptica un patrón de Moiré es un patrón de interferencia que se forma cuando se superponen dos rejillas de líneas con un cierto ángulo). Inspirado y basándome en esa experiencia intenté que 2 membranas de 20 metros y 4000 varillas de maderas se movieran para crear dicho efecto. Sin embargo, lo que descubrí es que el espectador con solo pasar, ya sea con el auto o caminando, percibía movimiento sin necesidad de agitar el objeto.  

¿Algún edificio o monumento arquitectónico que te haya emocionado mucho ver? 

Aquí en Buenos Aires,  el que me parece tremendo es el Banco de Londres de Clorindo Testa y el edificio Somisa de Mario Roberto Álvarez. Me emocionó ver la  escuela de arquitectura diseñada por Miralles en Vigo, la Casa de la Música de Oporto y  la Biblioteca de Seattle estas dos diseñadas por Koolhaas y el edificio de la Caixaforum de Madrid por Herzog & De  Meuron.

La arquitectura es también una forma de ver el mundo

¿Cuál es el placer más grande de ver tus diseños concretados, en una casa o edificio?

Saber que las personas viven los espacios y se sienten a gusto en ellos. Que lo disfrutan tanto con sus familias, como con sus amigos.

¿Algún diseño o sueño en particular que todavía no hayas concretado, y que este aún “descansando en el cajón”?

En general me gusta diseñar objetos o espacios que puedan ser usados de diversas  maneras. Generar espacios que les permitan a las personas realizar múltiples actividades. Creo que el diseño de un parque público o de una  plaza, serían unos de los proyectos que me gustaría abordar si pudiera, en el futuro.

 

 

Post a Comment