Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Hora de cierre

Por Flavia Tomaello

Llega el fin del año escolar y empiezan los festivales, muestras, exámenes… el estrés del cierre del ciclo escolar pone a todos al borde de un ataque de nervios. Veamos algunos tips para que podamos pasarla mejor todos…

Miedos, angustias, superposición de actividades y tareas, preocupación por alcanzar los objetivos o recuperar los perdidos, cambio de grado, año o nivel… los fines de ciclo siempre generan zozobras. Los adultos también estan sometidos a presiones diversas en este sentido que suman impacto a la psiquis de los niños. Este conjunto de demandas pone en jaque el ánimo de los niños que llegan cansados a esta época del año, además de presionados por llegar a las metas esperadas.

Algunos atraviesan momentos de exámenes, recuperación de objetivos, tests de nivel, cambio de escuela o exámenes de ingreso. Los papás cargan con deseos propios que seguramente intentan no trasladar a sus hijos, pero las actitudes, en ocasiones son inevitables y los niños suman esas sensaciones a sus propias inquietudes.

Aquí algunos tips para ayudar a todos en esta instancia.

– Mantener a raya las tareas cotidianas del colegio, cuadernos y carpetas al día y planificación de deberes, pruebas y estudios. Si se hace a diario, nunca se acumula y el peso es más leve.

– Armar un calendario visible para todos que mantenga ordenadas las diferentes actividades infantiles. Un horario común en diferentes colores para cada integrante de la tropa puede ser una buena idea.

– Tomarse la costumbre de volcar todo allí para mantenerlo actualizado.

– Para aquellas tareas más largas, como preparase para un examen de nivel, sería adecuado reservar un tiempo periódicamente de modo de ir avanzando paso a paso.

– Tratar de planificar y no dejarse sorprender con todo acumulado a última hora: mejor hoy que pasado mañana. Pero que eso no signifique exigirse demasiado.

– Contemplar un buen tiempo de sueño y de juego. Ambas cosas son determinante para el rendimiento y la regulación del estrés de los niños.

– Trabajar el compromiso de los peques tanto en la comunicación como en el hacerse cargo de la parte que le toca a cada uno.

– Destinar tiempo adulto a acompañar en la organización de las tareas y en tutelar su realización. La construcción es paulatina, no basta una charla. Es un proceso permanente.

– Es adecuado tomar los exámenes con un cariz de desafío, como la oportunidad de mostrar todo o que se hizo.

– Tratar de encontrar y respetar la modalidad de estudio de cada niño. No todos lo hacen igual. No sólo en velocidad o facilidad, sino en cómo organizan sus ideas o cómo encaran su proceso de adquirir conocimiento.

– No todo sale como uno quisiera. De modo que es importante enfrentarse saludablemente a los traspiés. Relativizar y pensar en las segundas, terceras… oportunidades.

Post a Comment