Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

¡Gracias!

En esta oportunidad me gustaría reflexionar acerca de la gratitud. Existen dos tendencias muy distintas cuando de agradecer se trata. Hay quienes solo saben dar las gracias cuando las cosas salen como ellos desean. Personas que aprecian la mano de Di-s y reconocen sus bendiciones, pero únicamente si las cosas ocurren de un modo claramente positivo.
Luego existen individuos que se acuerdan de Di-s cuando las cosas están mal. Al ver que la vida se torna difícil optan por enfocarse en las bendiciones que poseen y agradecen por ellas, para de ese modo edificarse emocionalmente y resistir la dificultad con entereza.

Sin embargo, ambos enfoques poseen un error común. Las personas que agradecen cuando están pasándola mal, se olvidan de hacerlo en tiempos de bonanza. Por el otro lado, quienes solo agradecen cuando todo está bien, tienden a desmoronarse en tiempos de crisis. El enfoque correcto radica en ser agradecido siempre. Si las cosas andan bien o si están difíciles, de todos modos la persona debe conservar la gratitud.
El libro de rezos judío menciona una serie de bendiciones matutinas que la persona debe recitar agradeciendo a Di-s por todas sus bondades, que muchas veces damos por sentadas. Agradecemos porque podemos abrir los ojos y ver, porque nuestra columna está erguida, por el regalo de tener un organismo funcional, oídos que escuchan, etcétera. Cada uno de los obsequios que Di-s nos da tiene que motivarnos a decir “gracias”.
No debemos esperar a que todo funcione perfecto para agradecer, ni tampoco optar por hacerlo únicamente cuando la situación se torna difícil. Tenemos que ser agradecidos permanentemente, reconociendo todo lo positivo que poseemos y manteniendo la confianza en Di-s, que Él nos enviará cada bendición en el momento más indicado.
¡GRACIAS!

Adaptado por Moisés Waisberg.

Post a Comment