Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

“El Coaching Ontológico: ¿Misión o función?” con Juan Barbich

“El Coaching Ontológico: ¿Misión o función?” con Juan Barbich

Juan Martín Barbich, colaborador de la Revista Gallaretas, y vecino de Nordelta, comenzó a ver la vida con otros ojos en el momento en que se le abrieron las puertas al mundo del Coaching Ontológico. Originalmente, trabajaba con vocación en el rubro de producción agropecuaria en el interior del país, en la ciudad de Venado Tuerto, ubicada en el sudoeste de la Provincia de Santa Fé, y nunca pensó que tan sólo una simple conversación con un coach marcaría un antes y un después en su vida. En el 2011, volvió a Buenos Aires con su mujer e hijos, y se instalaron en la zona de Villanueva donde empezó a estudiar dicha profesión en el espacio Ser y Hacer.

"El Coaching Ontológico: ¿Misión o función?" con Juan Barbich

“El Coaching Ontológico: ¿Misión o función?” con Juan Barbich

El Coaching Ontológico es una disciplina que busca sostener y colaborar con las personas para que puedan alcanzar sus objetivos y conectarse con ellos mismos, mejorar su comunicación, la forma de relacionarse, es decir, su calidad de vida”, define Barbich en un vivo con Gallaretas, “a los coach nos pagan para que cambie algo, y de eso se trata, de que pases de la situación actual a la situación que vos querés estar”.

Hace tres años que Juan dejó de lado la producción agropecuaria para meterse de lleno en el coaching. Actualmente, se encuentra ofreciendo cursos en Espacio Delta, en conjunto con su socia, Agus Oliva. No sólo encontró una profesión que disfruta con pasión, sino que adquirió una herramienta para su vida, aprendió a conectarse con sus emociones y a comprender al hombre desde los tres dominios que lo componen: la corporalidad, los pensamientos, y los sentimientos.Eso a mí me dio otro larga vistas, otros anteojos para ver el mundo.  Me di permiso para conectarme con las emociones, y eso es mágico. Los humanos buscamos estados: el éxito, el dinero, entre otras cosas, pero en realidad lo que queremos es el EFECTO que eso nos produce: seguridad, paz, amor, y eso fue lo que más me impactó.  También me permitió tener una mirada de un paradigma diferente, pasar a ser un observador del observador. A través del Coaching, observás cómo observás abstrayéndote de vos mismo para ajustar ciertas piezas tuyas y lograr tus objetivos, mejorar tu calidad de vida y ser más feliz”, adhiere.

Esta disciplina tiene como objetivo ayudar a las personas a alcanzar su bienestar personal, siempre mediante un trabajo de introspección para que puedan conectar con aquello que quieren lograr y con sus inquietudes personales. “El bienestar es buscar la coherencia en lo que pensás, en lo que sentís, y en tu corporalidad, en tu capacidad de acción adosado a lo que vos quieras que pase”, explica Barbich. Muchas veces el Coaching puede confundirse con la Psicología precisamente por perseguir un mismo objetivo, pero Juan lo diferencia explicando que los coach se basan en el presente, y ellos atienden coachees o clientes y no pacientes, que persiguen un objetivo puntual que trabajarán en conjunto en cuatro u ocho sesiones pactadas anteriormente.

"El Coaching Ontológico: ¿Misión o función?" con Juan Barbich

Si nos ponemos a pensar en los orígenes de esta disciplina, se desprende de la mayéutica propuesta por Sócrates 500 años antes de Cristo. Siguiendo esta línea, a través de diversas preguntas pretenden guiar al otro para generar un cambio de observador, es decir, para que puedan cuestionar sus creencias y pararse desde otro lado.Nosotros estamos limitados por nuestras creencias, que provienen de tres grandes ramas -la metafísica, lo socio-cultural, y nuestras experiencias-, y las tres en conjunto, van armando nuestro mapa, es decir, cómo nosotros interpretamos el mundo. Por un lado, venimos con nuestra cultura occidental de la metafísica, que es una forma de pensar planteada por Sócrates, Aristóteles y Platón. Ese pensamiento que construyeron hizo base a lo que es nuestra cultura occidental, nosotros lo tenemos de manera inherente, y hay aspectos posibilitadores y otros que no lo son. Por el otro lado, están nuestras experiencias propias, por eso es importante generar cosas distintas, abordar desafíos, porque eso en tu historial queda y es una creencia posibilitadora que te permite cambiar”, asegura Barbich.

El Coaching como instrumento en tiempos de Pandemia

Una vez definido el campo del Coaching Ontológico, podemos comprender que esta disciplina no puede ser separada de nuestras vidas, sino que se convierte en una herramienta al servicio del bienestar personal de cada uno. En medio de la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, cada persona en aislamiento se encuentra luchando su propia batalla, y este contexto en particular nos fuerza a volver a conectarnos con nuestro ser. Tal como manifiesta Juan Barbich: “En este momento no podemos elegir el contexto, salir, ir a comer afuera, entre otras cosas, pero sí podemos elegir cómo sobrellevarlo con los recursos que tenemos”.

"El Coaching Ontológico: ¿Misión o función?" con Juan Barbich

De esta manera, esta profesión nos acerca una posibilidad de poder cambiar nuestro lugar de observadores, y pasar a interpretar la realidad con otros ojos. Con respecto a este punto, el coach hace hincapié en tres puntos fundamentales: en primer lugar, sugiere dejarnos abordar por esta situación, buscar ser optimistas, y reconocer qué aprendizaje podemos rescatar de esta situación; segundo, propone cuidarnos en el consumo de la información, es decir, empezar a filtrar o discriminar las noticias en función de su utilidad o validez, preguntándonos “qué quiero saber”, y  “para qué quiero saber”; y en tercer y último lugar, aconseja la necesidad de crear entornos de solidaridad y cordialidad entre las personas, de manera tal que seamos capaces de expandirnos y enriquecernos como seres humanos.

Si hay algo que la pandemia del coronavirus dejó en evidencia es que en esta vida no hay supuestos, ya que nunca estamos exentos a tener que afrontar situaciones imprevistas que puedan cambiar nuestra realidad de un segundo a otro. Un año atrás, o sin ir más lejos, a comienzos del 2020, ninguno de nosotros se imaginó que tan sólo tres meses después nos encontraríamos todos los argentinos cumpliendo el aislamiento social, preventivo y obligatorio, luchando juntos por vencer a un enemigo invisible.  En el marco de esta situación, Barbich destaca la flexibilidad como una gran fortaleza que podemos tener los seres humanos. “Nada es definitivo y nada es absoluto. Todos los supuestos están en jaque, y creo que iniciamos un nuevo paradigma, una nueva costumbre de vivir y una nueva manera de ver las cosas, con riesgos, debilidades y recursos que no conocíamos. Por eso, creo que es todo un aprendizaje; el mismo pensamiento y emoción que teníamos antes de la cuarentena no nos sirve para este contexto.  Entonces está bueno dejarse llevar por el dinamismo y el movimiento que la situación nos propone, que genera nuevas inquietudes, nuevos permisos y oportunidades”.

Catalina Mirás

Otras notas: 

Recetas: cuatro alternativas para hacer en casa

 

Post a Comment