Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Coti Sorokin: Nada fue un error

Coti Sorokin: Nada fue un error

Reconocido por seguidores y colegas, Coti ya lleva recorridos más de 25 años de trayectoria en los que ha sido multipremiado por sus discos y por la composición y producción de éxitos a nivel mundial para artistas de todo el mundo hispano. La nueva vida en cuarentena no lo detiene y lo encuentra presentando su documental ‘Nada fue un error’, preparando un nuevo disco, programando su gira mundial y dedicado a la familia.

Coti Sorokin: Nada fue un error

Coti Sorokin: Nada fue un error

Vigente como siempre, Roberto Fidel Ernesto Sorokin, o simplemente ‘Coti’, vuelve a dar en la tecla con el reciente lanzamiento de su documental ‘Nada fue un error’. Versátil y productivo como solo él puede serlo, esta obra está colmada de música, historias y las vicisitudes de la vida de un artista.  

Realizado alrededor del recital que diera en el Teatro Colón en 2017 junto a su banda “Los Brillantes” y la orquesta de cuerdas Ensamble Sur Del Sur, y grandes invitados como Abel Pintos, David Lebón, Rolo Sartorio (La Beriso) y Facundo Soto (Guasones); el producto final es de una fina estampa con imágenes y sonidos registrados con tecnología 4K (Ultra HD). Ya se encuentra disponible en una edición especial en formato CD + DVD, doble vinilo y en plataformas digitales como Spotify, Vevo, Apple Music o Deezer.

La productividad de Coti no se detiene ni en tiempos de pandemia y cuarentenas eternas. El domingo 12 de julio brindó un concierto único por streaming desde la intimidad de su estudio en Buenos Aires y para todo el mundo. Los espectadores pudieron disfrutar de historias y anécdotas de boca del artista. Además, el aislamiento obligatorio lo encuentra grabando su último disco, que espera sacar en septiembre, y del cual ya lanzó el primer simple “Por ahí”, canción y videoclip que se puede ver en sus redes sociales oficiales. Mientras tanto, busca reprogramar su gira mundial e intenta asegurar la realización de su show en el Luna Park, que iba a ser en junio y que por ahora tiene al 23 de octubre como fecha tentativa. 

Coti: Nada fue un error

Portada del documental.

Gallaretas habló con Coti para dar cuenta de su última obra pero también para repasar los pasos que lo llevaron a construir una carrera por demás prolífica como cantautor, arreglador y compositor, y respetada por todos sus pares. Hacedor de incontables éxitos en toda hispanoamérica para artistas como los hermanos Andrés y Javier Calamaro, Mercedes Sosa, Enanitos Verdes, Turf, Diego Torres e internacionales como Julieta Venegas, Paulina Rubio y Enrique Iglesias; Coti ya tiene todo un camino como solista y al frente de sus propias formaciones. Este rosarino que ha ganado dos premios Grammy y ha sido número uno de Billboard, hoy es uno de los artistas argentinos más escuchados en Spotify, superando los 3.500.000 oyentes mensuales. 

¿Cómo surgió la idea del documental?

Grabamos el concierto en el Colón y me di cuenta que daba para algo más. Además tenía mucho material de giras y momentos de mi vida, y contar con todo eso justificaba hacer algo que mostrara todo un camino de vida que se inició hace mucho y que en el Colón se materializaba sin ser algo conclusivo pero sí un momento muy grande. Y el Colón es sinónimo de excelencia en el mundo entero, y no sólo por sus artistas sino todos los que hacen al teatro: los técnicos, vestuaristas, escenógrafos, etc.   

Así que con todo eso fui y lo comenté a Mario Pergolini la idea y le encantó. Solo faltaba generar una línea de tiempo y sumar los testimonios. Y también sumamos la parte familiar ya que hacía poco se había editado un programa que se llamaba ‘Padres e Hijos’ en la que yo contaba mi historia familiar y había quedado muy bien. 

El documental muestra todo un camino de vida y una trayectoria amplísima. ¿Cuál es el secreto para mantenerse?

Coti Sorokin: Nada fue un error

Ninguno porque trabajo con las mismas herramientas y elementos que todos. Mi trabajo y mi obsesión es la canción popular. No trabajo para satisfacer a un nicho o a un grupo etario. Es algo que me sale naturalmente. Además siempre escuché música muy variada en mi casa. Desde Piazzolla a los Beatles hasta música clásica que fue la de mi formación profesional. En todo caso, diría que ha sido el nivel de exigencia con uno mismo. Por eso muchísimo material y obra mía se mantienen hace tanto tiempo. No digo ni creo que vaya a ser eterno pero sí que hay detrás una búsqueda, o al menos una pretensión, de excelencia y calidad e intentar dejar algo que refleje que uno estaba poniendo todo lo que tenía. Es lo que busco hoy y lo que buscaba en mis primeros discos y canciones.  

En el documental se observan a muchísimos colegas destacando tu talento y profesionalismo. Pero también cobra mucha relevancia la familia

Es que ellos son todo, son mi pilar. Y eso que a los 17 años ya no vivía con mi familia. Pero a pesar de eso, e incluso viviendo en el exterior, nunca pasé una navidad o un año nuevo sin ellos. Las raíces de la familia se llevan a todos lados y más allá del tiempo que uno tenga o pueda compartir con ellos. Toda la música que descubrí desde pequeño es gracias a mis viejos. Un momento clave en mi vida fue cuando mi mamá me preguntó: “¿Querés tomar clases de guitarra?”. Y lo mismo fue la relación con mis hermanos. Y ahora que tengo hijos, veo el apoyo de ellos que se criaron con un padre músico y lo asumieron y se criaron con eso como parte de su normalidad. Y ni hablar de Valeria, mi pareja de tantos años, con la que conformamos un equipo. Antes de irnos a España vivíamos en un departamento muy chiquito y ella se tenía que llevar al más grande a una plaza porque yo grababa dentro del departamento. Y me llamaba a cada rato a ver si ya podían regresar. Parece loco pero siempre lo tomaron como algo natural, lo entendieron y siempre nos apoyamos mutuamente.  

Sos de Rosario, una ciudad que es un semillero inagotable de talento. ¿Qué esconden y que el resto no sabe?

Nada (risas). Lo que pasa es que Rosario tiene una enorme ventaja que radica en ser el justo medio con respecto a Buenos Aires. Tiene la cercanía y al mismo tiempo la lejanía perfecta. Y esto le permite no estar absorbida por la Capital Federal. Todo esto contribuye a darle su personalidad que es tan única y propia; con su puerto, su economía, su política, su gente. Por eso Rosario es una potencia en sí misma, y esto incluye también la parte cultural. Tal vez si estuviéramos a 100 kilómetros de la Capital seríamos una ciudad satélite. Pero es la distancia justa. Incluso en el ámbito cultural porque si viene un grandísimo artista y no va a pasar por Rosario, siempre podemos escaparnos a Buenos Aires sin tener que hacer un viaje largo como tal vez pueda tener un cordobés.

Coti Sorokin: Nada fue un error

Y dicen que a todo talento hay que pulirlo, que es básicamente poner muchísimas horas de esfuerzo y dedicación

Absolutamente. Los chicos jóvenes muchas veces me preguntan cómo se hacen las cosas, un disco, un espectáculo, un concierto o una carrera perdurable. Hay muchos que piensan que ‘pegarla’ en estos tiempos es meter un éxito en YouTube y listo. Y esa suerte de instantaneidad muchas veces ocurre pero generalmente no es lo que perdura. Y creo que algo del esfuerzo que demanda construir una carrera se indaga en el documental al mostrar muchas situaciones puntuales de mi carrera e incluso con los testimonios de aquellos que fueron testigos, que acompañaron y trabajaron en este largo camino. 

Por eso en lo personal trato de seguir aprendiendo todos los días y dar lo mejor de mí. Por eso creí que era loable mostrar lo que es sacar 11 discos, tener una banda, haber participado en muchísimos otros discos y todo el esfuerzo que hay por detrás. Esto no es meter un tema en YouTube y esperar a pegarla. No hay recetas mágicas. Sí hay un elemento misterioso y que tiene que ver con el arte y la creación, y que une las cosas. Pero sin lugar a dudas el condimento fundamental es la pasión y la perseverancia que incluye a la voluntad y la paciencia que son fundamentales. 

¿Ves todas estas condiciones en los artistas más jóvenes?

Sí, hay una grandísima camada. No tengo ninguna duda. Y los veo ir por este camino que comentaba. Lo veo dentro del rock nacional, en el que me incluyo y que es un movimiento amplísimo desde siempre. Dentro del rock nacional incluyo al rap y al trap, como antes en la década de 1980 tenías dentro del género a un cantautor folk como Gieco con Los Twists y con Virus, que eran electro pop. Hoy pasa lo mismo con muchas voces y artistas y que entre todos hacemos al rock nacional actual. Veo jóvenes artistas con voces muy diversas y haciendo canción, que es lo que hago, y que la rompen. Están los chicos de Conociendo Rusia, Nathy Peluso, Ca7riel, Paco Amoroso, Lo Pibitos, Bándalos Chinos, Indios, por nombrar a algunos.

¿Y pensás que las nuevas generaciones tienen todo para poder canalizar sus proyectos e ilusiones artísticas?

Es siempre difícil ya que a la situación de la pandemia, lamentablemente, se suma la del país que va en detrimento de los proyectos artísticos. Estos últimos años que pasamos y que fueron muy duros han llevado a que muchas bandas se tuvieran que disolver y que muchos artistas se queden en el camino porque los chicos atraviesan situaciones frustrantes. Hay muchos que tuvieron que salir a laburar para dar una mano a sus padres y deben dejar atrás sus proyectos artísticos ya que no pueden brindarle el tiempo necesario. O se dieron cuenta de que no podían vivir de lo que les gusta porque llega un momento que ven que es poner, poner y poner y no recibir nada a cambio. Eso es muy frustrante y condena a muerte muchos proyectos.

Es un poco la historia de Argentina con sus vaivenes que siempre empujan  al famoso “rebusque” 

Sí, hay un instinto de supervivencia que es nuestro sello y que surge de las repetidas crisis que atravesamos y que ya es algo crónico. En mi caso fui padre muy joven y había esa necesidad de salir a la jungla con cinco cuchillos a pelearla cómo sea. Y si no había cuchillos, había que salir con un palo o con lo que hubiera a mano. Esa supervivencia argentina la llevamos todos y está por supuesto también en los artistas. Me tocó vivir en el primer mundo y a veces allí la vida es muy aburguesada y no tengo dudas de que para la creatividad puede ser contraproducente.     

Por eso, te decía que veo un montón de chicos que tocan increíblemente bien sus instrumentos. Y eso no es magia. Ahí te das cuenta que hay pasión por lo que se hace, perseverancia y mucha dedicación y estudio a pesar de todos los obstáculos. Hay muchos dentro de las camadas nuevas que se dan cuenta rápidamente que esto no es soplar y hacer botellas. Por eso acá la música popular está teñida de muchos chicos que tocan muy bien y que son súper musicales. Y es un poco parte de nuestra historia. Viene de Los Gatos, Almendra, Sui Generis y todos esos grandes que nos mostraron el camino. Así que el futuro de nuestra música está asegurado.

Coti Sorokin: Nada fue un error

Por Javier Cardenal Taján

Otras notas: 

Juan Miceli: el punto medio entre dos pasiones, la jardinería y el periodismo

Post a Comment