Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Autocine: una realidad que volvió para quedarse

Autocine: una realidad que volvió para quedarse

En medio de la pandemia del coronavirus, el autocine es una realidad que volvió para quedarse. Empezó en las grandes ciudades europeas, se replicó en el interior de nuestro país, y esta semana se inauguró en Capital Federal y en el Gran Buenos Aires (AMBA).

Autocine: una realidad que volvió para quedarse

Autocine: una realidad que volvió para quedarse

Aquellos aficionados de las películas, y con abstinencia de las salidas al cine, podrán volver a disfrutar de los films en la gran pantalla, esta vez, en el bar Malloys, en la localidad de San Isidro. Ubicado a orillas del Río de la Plata, con comida “a bordo”, y un escenario natural para 60 autos, promete convertirse en un éxito en medio del horizonte incierto de la cuarentena. Se espera que para mediados de agosto se inaugure el del Soleil.

Este miércoles 29 de julio, tuvo lugar un Avant Premiere para que el público y la prensa fueran capaces de disfrutar sentados en las butacas de sus vehículos, de una primera salida gastronómica, cultural y recreativa sin romper la cuarentena.

Desde hace meses, el intendente del municipio, Gustavo Posse viene insistiendo en la necesidad de mejorar la calidad de vida de la gente, a la que se le dificulta cada día más el encierro por la pandemia: “Necesitamos, además de permitir que salgan a dar una vuelta e ir abriendo la economía, ofrecer un ambiente seguro donde puedan disfrutar de estas salidas que tanto ayudarán a la salud mental de nuestros vecinos”.

Pero ahora es un hecho gracias a un acuerdo entre el municipio con Marcelo Masini, un empresario gastronómico, dueño del famoso local Malloy’s, que encontró en este emprendimiento una forma de activar su negocio.

Autocine: una realidad que volvió para quedarse

De esta manera, un total de 60 autos podrán entrar en el estacionamiento una hora antes del inicio para ver la proyección de la película. Las funciones serán de martes a domingos, en dos turnos. El valor de la entrada es por vehículo y el ingreso por patente. Según el protocolo de la intendencia de San Isidro, en el vehículo pueden ir la cantidad de personas según la capacidad reglamentaria del mismo. Una vez allí, los espectadores podrán sintonizar el sonido a través de las radios de sus vehículos y ver las pantallas montadas en un camión gigante y en camiones más pequeños a los costados.

Para enriquecer la experiencia, los asistentes pueden pedir alguno de los menús del restaurante enviando un Whatsapp que va a ser promocionado desde las mismas pantallas. Los mozos, según el reglamento sanitario irán llevando los pedidos a los autos, ataviados con los trajes blancos de bioseguridad que rige para los protocolos Covid-19. Entre las opciones destacamos: un hot dog (pancho bah) con papas y gaseosa a $350; una hamburguesa clásica con tomate, lechuga y queso, más papas y gaseosa $450; y unos pochoclos dulces a $250.

Desde la Secretaría de Inspección General, Registros Urbanos y Tránsito, que dirige Walter Pérez, estuvieron trabajando en uno de los protocolos más creativos y detallados de todos los que el Municipio elaboró para ir soltando distintas actividades de los límites de la cuarentena. Se trata del “Protocolo para la actividad de autocines a cielo abierto del Partido de San Isidro” y consiste en más de 46 páginas que definen cómo el propio organizador y el público deberán cuidarse, dejarse cuidar y cuidar a los demás.

Autocine: una realidad que volvió para quedarse

Entre otras exigencias del Municipio, los organizadores deberán:

-Estar habilitados

-Indicar la cantidad de módulos de estacionamientos disponible

-Llevar un registro de asistentes por función, mediante declaraciones juradas en las que constarán modelo y patente del vehículo, número de ocupantes, domicilio, teléfono de contacto, e-mail, nombre y apellido de cada ocupante, relación (convivencia o filiación).

Para los asistentes también hay obligaciones según el Protocolo:

-Llevar un kit de desinfección (alcohol en gel o similar)

-Circular con las ventanillas abiertas o, de no ser posible, con equipo de aire acondicionado en ventilación

-Adquirir las entradas con antelación (no en el lugar del evento).

-Llevar tapabocas

El público ya puede reservar entradas para las películas en autocinealrio.com.ar. El costo por vehículo es de $1200, y la cartelera incluye: “1917”, “Barry Seal: solo en America”, “Como entrenar a tu dragón 3”, “Un amigo abominable”, “Rapido y furioso: Hobbs vs Shaw”, “Guerra mundial Z”, entre muchas más.
Otras notas: 

Post a Comment