Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

La pandemia nos hace vivir en un presente continuo, una canción que pretende durar por siempre o, acaso, un año, que es lo que podría llegar a durar esta nueva vida. Justamente son doce meses lo que dura la última obra del músico austríaco Thomas Wagensommerer.

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

La canción o, más específicamente, este arreglo sonoro ya bautizado como “la obra de radioteatro más larga del mundo”, que ha compuesto este músico vienés con estudios en filosofía, medios digitales y artes transdisciplinarias en la Escuela Superior de Tecnología de Sankt Poelten y la Universidad de Artes Aplicadas de Viena, le valió ganar recientemente en Berlín el prestigioso premio CTM Radio Lab. Este premio es una iniciativa de la Deutschlandfunk Kultur: emisora de cultura de la radio pública alemana, junto al departamento de arte radiofónico de la Radio Nacional de Austria y el CTM Festival de Berlín, y la colaboración del Instituto Goethe, entre otros.

¿Pero de qué se trata esto de la obra sonora más larga del mundo?

Ávido por desarrollar obras que mezclan el arte visual y sonoro con lo performativo y las instalaciones en tiempo real, Wagensommerer supo de la primera edición del concurso “KONTINUUM”, de la Deutschlandfunk Kultur. El certamen tiene por objeto premiar al ganador con la concesión de un año de aire continuo por un canal o frecuencia de radio, además de la presentación de la obra en vivo durante el CTM Festival. La transmisión de la obra vencedora es constante y por dicho canal, pero también está a disposición de cualquiera fuera de Alemania por medio de un web streaming. A esto se suma que tanto la Radio Cultural de Alemania como la Radio Nacional de Austria transmiten la pieza en vivo, si hay tiempo de aire después de un programa.

Cada año se crea una nueva composición generativa con estos fines. Sin embargo, este año era la primera vez que el tiempo de aire sería continuo. Y Wagensommerer, tal vez inclinado por su lado de filósofo, decidió tomar la canción pop ‘It’s All Coming Back To Me Now’, de Céline Dion, lanzada en 1996, y extraer la palabra “Now” (Ahora), que en boca de Dion dura cinco segundos, para extenderla artificial y musicalmente durante 31.536.000 segundos, es decir 365 días. De esta manera, Wagensommerer sorprendió al jurado al presentarles una obra que estira un pedazo del presente para que resulte ser un “continuo”.

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

Por medio de una computadora que Wagensommerer usa para componer y reproducir la palabra “Now”, logra imprimir alteraciones en las microestructuras del sonido y que diferentes timbres brillen una y otra vez dando a todo momento una nueva composición sonora. Además, a través de un sistema generativo todo el tiempo se producen efectos visuales que se adaptan y surgen del sonido granular que se esta componiendo en ese instante. Así, la obra, esta corriente de sonido, se puede escuchar y ver en línea durante todo el día.

Con esta genialidad, Wagensommerer parece haber captado el cambio en la consideración, y en el discurrir del tiempo que nos trajo este nuevo mundo que habitamos desde principios de año. Y lo ha hecho justamente en medio de la era digital y el reinado de las redes sociales, en la que todo el tiempo somos bombardeados por múltiples y muchas veces contradictorias corrientes de información, las cuales moldean nuestra realidad apelando a la inmediatez.

Más aún, el artista supo entender que un mundo confinado al encierro dispara la reflexión y la introspección. Es que en ese pensar puertas hacia adentro, observando un punto fijo en la pared o incluso contemplando a nuestros seres más cercanos, esos a los que tantas veces extrañamos por tenerlos lejos debido a la rutina diaria, muchos están dando con el hallazgo de la existencia. Y muchos se preguntarán: ¿qué significa ser existente? ¿qué quiere decir existir? ¿cómo transcurrimos ese suspiro que es la vida? A modo de respuesta, Wagensommerer nos regala su canción de un año de duración.

Este vienés ha visto cómo en el encierro muchos han comprendido y aceptado la transitoriedad de nuestra existencia y más aún de nuestra conciencia. Que el devenir de la vida no es más que contingencia o saber transformar esa contingencia, ese día a día, en destino, tras recordar que todo tiene un final. Y tomar conciencia de ese final podría hacernos creer que vivimos un absurdo, que la vida es un absurdo. Pero muy por el contrario, es en esta cuarentena y gracias a obras como el Kontinuuuum de Wagensommerer, que nos damos cuenta que vivir es en todo caso comprender este absurdo y resistirlo.

Algunos asumirán ese absurdo y el devenir de las horas de encierro alegremente, otros hastiados, y otros en la ansiedad absoluta. Es que ahora también se nota más que nunca aquello de que en el medio, entre el nacer y el irse, el resto nos piden llenar el vacío, ese vacío llamado vida. En estos días que vivimos, ese vacío se ha convertido en un continuum. Un presente continuo y que como el de su canción, que durará tal vez lo que dure esta cuarentena global, nos sirve para sabernos más libres que nunca. Eso es gozando del presente… uno que no acaba.

Aquí el link a un presente continuo y por siempre http://nowwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww.org

ACERCA DE WAGENSOMMERER

31.536.000 segundos de música. Por Javier Cardenal

Junto a la fotógrafa alemana y artista multimedia Louise Lisenbolz, Wagensommerer funda el colectivo TE-R en 2015 realizando gran número de aclamados proyectos en Bélgica, Suiza, Alemania y Austria. Ha ganado premios en París y en el Festival de Cine de Lima, entre otros. Colabora con orquestas sinfónicas de primer nivel y con el compositor Jorge Sánchez-Chiong, la DJ Electric Indigo y diversos ensembles alrededor del mundo.

Es parte del grupo transmedial “andother stage” para el cual realiza películas en 3D con puestas en escena con la coreógrafa Brigitte Wilfing.

Wagensommerer no sólo concibió el concepto de extender la palabra NOW a la duración de un año sino también la programación del App para expander la música original. Su trabajo preliminar fue “We Never Warp Alone” obra basada en el popular cántico del Liverpool Football Club, “You’ll Never Walk Alone”

Por Javier Cardenal
Fotografías: Louise Lisenbolz

Otras notas: 

Vic Achával: La mujer detrás del fuego

 

Post a Comment